cuidados tratamientos rosal

Rosales, cuidados y mantenimientos

En un jardín no deberían faltar nunca los rosales, por su gran belleza, colorido y delicado perfume. Los rosales crean unas flores hermosas, delicadas y, en muchas ocasiones, espectaculares pero que de vez en cuando nos pueden dar algún problema. Los rosales pueden atraer plagas de insectos o enfermedades fúngicas. Para intentar prevenir estos problemas os daremos algunos consejos que os pueden ser muy útiles en el cuidado y mantenimiento de vuestros rosales. En realidad no es difícil cuidarlos, seguir estas pautas y veréis como vuestros rosales lucen espléndidos y llenos de rosas.

Que debemos hacer para cuidar un rosal:

  • Los rosales necesitan tierras o sustratos ligeramente ácidos y ricos en materia orgánica. Es muy importante que el suelo o maceta donde esté plantado el rosal drene perfectamente el agua. Podéis emplear una tierra especial para la plantación de rosales.
  • A la hora de realizar la plantación en el suelo, os aconsejamos hacer un hoyo más grande que la maceta del rosal. Debemos rellenarlo de materia orgánica mezclada con sustrato de calidad o tierra. Cuanto más grande sea el hoyo mejor desarrollarán posteriormente las raíces del rosal.
Hoya para plantar un rosal abonado con materia orgánica

Hoya para plantar un rosal abonado con materia orgánica

  • Para realizar el riego de vuestros rosales os aconsejamos regar abundantemente en espacios largos de tiempo. Los rosales son propensos a coger hongos como el oidio, por ello, si realizamos riegos más espaciados la humedad del suelo será menor y no favoreceremos la aparición de estos hongos.
  •  Supervisar los rosales de vez en cuando, examinando todas las partes del rosal para comprobar si aparece alguna plaga como las orugas, pulgones u oidio.
Rosal atacado por orugas

Rosal atacado por orugas

  • El abonado de los rosales debe ser periódico, abonar con un abono específico una vez al mes en primavera y verano.
  • Realizar podas de formación y limpieza. Eliminar las hojas secas o flores muertas de los rosales. También es conveniente podar ramas que crezcan en la parte interna del rosal para su mejor aireación.
  • En los periodos de más calor, los rosales suelen padecer oidio. Por ello, os aconsejamos pulverizarlos cada 15 días con un fungicida específico. Estos fungicidas son preventivos y curativos.
Fungicida de asocoa muy eficaz contra el oidio

Fungicida de asocoa muy eficaz contra el oidio

 

Que no debéis hacer en el cuidado de los rosales:

  • No debéis conservar las hojas enfermas de los rosales para realizar compost. Esto podría hacer enfermar a otras plantas.
Hojas de rosal con oidio

Hojas de rosal con oidio

  • No debéis plantar los rosales demasiado cerca uno de otro. Los rosales necesitan espacio para desarrollarse y crecer. No coloquéis los rosales debajo de árboles ni cerca de muros porque los privaréis del sol y aire que necesitan para su perfecto desarrollo.
  • En climas fríos no es conveniente podar los rosales demasiado pronto ya que corren el riego de helarse.
  • No plantéis los rosales en un lugar donde antes habían rosales, el suelo estará muy desgastado.
  • No reguéis los rosales a pleno sol ni al anochecer. Si regáis los rosales al anochecer la humedad se quedará en el suelo y favoreceréis la aparición de los hongos.
  • No es conveniente utilizar abonos con demasiado hidrógeno ya que no  queremos que florezcan demasiado pronto debido al riesgo de heladas. Esto provocaría daños en los brotes más jóvenes.