consejos-para-fumigar-jardin

Consejos para fumigar tu jardín

Hoy os queremos dar unos sencillos consejos para fumigar en vuestros jardines y huertos. Existen algunas pautas que nos ayudarán a conseguir el éxito en nuestro tratamiento contra una plaga. A raíz de la experiencia que nos da el trato directo con nuestros clientes, en nuestro punto de venta, conocemos los errores más habituales  que se cometen en las aplicaciones de productos fitosanitarios y ecológicos.

A continuación, os damos algunas pautas y consejos para fumigar:

  • Emplear el producto adecuado para vuestra plaga. Os aconsejamos que os asesoréis bien antes de aplicar un producto fitosanitario. Para que el producto funcione es esencial  identificar correctamente la plaga en el cultivo del huerto o el jardín.
  • Utilizar una mezcla hecha al momento. No almacenéis productos ya mezclados con agua porque pierden su efectividad. Calcular bien el producto fitosanitario que vais a emplear y ajustar la mezcla necesaria para el tratamiento.
Haz la mezcla en el momento de fumigar

Haz la mezcla en el momento de fumigar

  • No fumigar las plantas a pleno sol. Si realizáis la aplicación de los productos fitosanitarios con un sol potente puede dañar el cultivo o las plantas tratadas. El momento más idóneo para fumigar es a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, cuando el sol es más suave.
Las gotas de agua pueden hacer efecto lupa y quemas las hojas

Las gotas de agua pueden hacer efecto lupa y quemas las hojas

  • No emplear productos fitosanitarios que estén abiertos más de dos años. Estos productos pierden su efectividad.
  • Aplicar los productos con un pulverizador adecuado. Esto os hará más sencilla, rápida y cómoda la aplicación de los productos fitosanitarios.
  • No siempre es necesario fumigar las plantas. Os aconsejamos que no utilicéis un tratamiento fitosanitario cuando veis algún insecto en vuestras plantas, hacerlo cuando estos insectos estén dañando las plantas o sean una plaga.

 

  • Alternar la materia activa. Es muy importante no utilizar siempre el mismo producto fitosanitario. Un tanto por ciento de los insectos tratados crean resistencia a los productos y se hacen inmunes a las siguientes aplicaciones con el mismo producto. Leer la etiqueta en busca de la composición del producto y tenerla en cuenta al adquirir otro producto.
  • Limpiar bien los pulverizadores empleados. Después de la fumigación os recomendamos limpiar con jabón natural las mochilas o pulverizadores. Enjuagar, enjabonar y volver a enjuagar con agua.
  • Corregir el pH del agua. Con un pH correcto los insecticidas, acaricidas o fungicidas perduran mucho más en las plantas y son mucho más efectivos. Para esto os recomendamos PH COLOR.
  • Podría añadir un mojante o un abono foliar para fortificar la planta. Con el mojante conseguiréis que el producto aplicado sea más persistente en las plantas tratadas y con el abono foliar conseguiréis plantas más resistentes ante las plagas.
Ejemplo de abono fortificante

Ejemplo de abono fortificante

  • No emplear la misma mochila o máquina de fumigar para los herbicidas y productos fitosanitarios (insecticidas, acaricidas, fungicidas o abono foliares). Si no se lava la mochila o máquina en la que hemos utilizado herbicidas, el posterior tratamiento con productos sanitarios puede perjudicar el cultivo o planta que queramos tratar.
  • Repetir la pulverización. Pasados 5 ó 7 días es aconsejable repetir el tratamiento.
  • Mojar bien el envés de las hojas. Muchos insectos y ácaros se esconden detrás de las hojas y, por ello, os recomendamos que pulvericéis muy bien esas zonas.

Esperamos que estos sencillos consejos, a la hora de fumigar, os ayuden a acabar con las plagas de vuestras plantas.